fastanivelsuperior@gmail.com 03564 424556 / 427854
Conocé más de nosotros

Nuestras novedades

Hace 10 años una idea se transformó en un proyecto, el proyecto se volvió una realidad y esa realidad nos tocó a todos quienes formamos parte de la carrera profesorado de inglés. Es tan grande el sentimiento de agradecimiento y tantas las emociones compartidas que nos sentimos orgullosos de seguir siendo parte de las familias de las Guarderías Municipales Maestro Aguirre y Manuel Belgrano. En junio del año 2012 se dio inicio al proyecto de inglés en las guarderías municipales de nuestra ciudad. Siendo un gran desafío para nuestras autoridades y nuestra institución, logramos prepararnos y año tras año nuestro proyecto creció y pudimos ampliar la enseñanza del inglés a más grupos de niños. En mi caso me tocó ser el nexo, quien guiara a nuestros alumnos cada semana en su preparación. Y acá me gustaría detenerme y reflexionar sobre esta frase, ser el nexo, la guía. ¡Cuán importante es nuestro papel como docentes! Somos el puente entre lo que nuestros estudiantes saben y el potencial que pueden alcanzar. Esta profesión nos permite esto y mucho más. La docencia nos brinda la posibilidad de poder compartir lo que sabemos con los demás lo que nos da una satisfacción enorme, es poder desde nuestro humilde lugar dejar una huella en alguien. Muchas veces escuchamos hablar de docentes con vocación y sabemos que la vocación es la necesidad de brindarnos al otro desinteresadamente. Este proyecto es el ejemplo más claro que representa el dar sin esperar recibir nada a cambio. Y también nos dio experiencia y todos sabemos lo importante que es la experiencia, la enseñanza que nos deja…pero hablar desde mi lugar no sería la mejor forma de describir lo que significó y significa para nuestros estudiantes dar clases a estos niños. Por eso quiero compartirles algunas frases que nuestros exalumnos- ya docentes - y alumnos que todavía forman parte de nuestra institución nos enviaron cuando les preguntamos qué habían significado sus clases en las guarderías municipales en sus primeros años de estudio. Esto fue lo que nos respondieron: La guarde ocupa un lugar muy importante en mi corazón ya que fue mi primera experiencia en el hermoso y a la vez desafiante mundo de la docencia. Conocí personitas maravillosas y me llevo recuerdos que nunca voy a olvidar. Agradezco enormemente a las seños que forman parte de ella y también a mis profes del profesorado por la oportunidad, el sostén y el acompañamiento constante. (Yamila Bustos) Mi nombre es Agostina Scocco, egresada en 2019. Mi experiencia en la guardería fue muy satisfactoria y positiva. Fue mi primera experiencia frente a un aula, fue muy desafiante. Gracias a esa experiencia, pude perder un poco el miedo al estar frente a un grupo de alumnos, aprendí a desenvolverme y enfrentar desafíos, y muchas otras cosas que me ayudaron a estar más preparada para las siguientes prácticas. Agradezco haber tenido esa oportunidad. Personalmente, creo que la experiencia en las guarderías fue el comienzo de mi camino como docente. Fue una experiencia muy gratificante, gracias a la cual comprendí el significado de la empatía, la solidaridad y el quehacer docente, que sabemos va más allá de enseñar inglés. (Soledad Pereyra) Mi experiencia en la guardería fue una de las más hermosas y valiosas. Fue mi primera vez parada en frente de un aula como futura profesora, fue en ese momento cuando no me quedó ni una duda de que había elegido la carrera correcta. Todo el cariño y amor que recibí en esos años se van a quedar conmigo siempre, junto con todo lo que aprendí. Es una experiencia preciosa que sin duda repetiría. (Valentina Marchesini) Para mí, realizar las prácticas del profesorado en las guarderías municipales fue una experiencia gratificante. Una entra con miedo y dudas preguntándose, “¿les gustará mi clase?” “¿lo haré bien?” y sale cada semana con el corazón lleno de amor y sabiendo que cada chico/a aprendió algo nuevo que se llevará siempre consigo, así como nosotras nos llevaremos también aprendizajes y abrazos. (Macarena Martínez) La guarde es una gran oportunidad para "espiar" un poco la realidad del aula. Es genial tener la oportunidad de practicar en un ambiente en el que te reciben con los brazos abiertos. (Aldana Rancaño) Mi experiencia en la guarde fue muy gratificante, enriquecedora y significativa. Llevo los mejores recuerdos de mis primeras prácticas allí. Amor, compañerismo y profesionalismo siempre presentes. (Soledad Luciano) Mi experiencia en las guardes fue muy gratificante. Mi primera experiencia dando clases, experimentando juegos, estrategias y descubriendo mi vocación. Los alumnos aprendían un montón y nos agradecían mucho que estemos con ellos. Así mismo, aprendí mucho de ellos. Recuerdo siempre mi paso por las guardes. (Julia Gigli) La guarde fue la primera experiencia que tuve como futura docente en un aula y fue hermosa. Me recibieron siempre súper bien y el amor que me llevé de ambas guarderías es inmenso. Aprendí el valor que tienen palabras simples como preguntarles a los niños como estaban y me llevo por siempre sus sonrisas en mí corazón. Hermosa oportunidad que nos brindaron para empezar a andar el camino de la docencia. (Violeta Lezcano) Es inevitable hablar o escribir acerca de mi experiencia en la “guarde” sin que empiece a lagrimear. No se asusten, lagrimear, pero de felicidad. Espero poder transmitirles en este escrito lo que realmente significó mi paso por ese inolvidable lugar. El trabajo en la “guarde” fue mi primera experiencia enseñando, mi primera vez frente a un grupo de niños. La “guarde” es un lugar donde se necesita contener a los peques, donde hay que poner todo nuestro potencial y ganas de enseñar al máximo. Personalmente creo que quienes estamos destinados a enseñar tenemos ese “algo” dentro nuestro que nos lleva a actuar de la forma correcta en situaciones difíciles. Pienso que con amor, responsabilidad, perseverancia y constancia todo se acomoda, nada es imposible, nunca tenemos que bajar los brazos o dejar de creer en nuestros niños. Puedo asegurar que los niños de la guarde te esperan para brindarte todo su afecto y cariño. Cada vez que terminaba mi trabajo con los niños sentía como si el pecho me explotara de amor. Todo lo que describí sobre esta hermosa experiencia no habría sido posible sin el apoyo y compromiso constante de todas las personas que trabajan en la guardería, tanto las maestras, directora, personal de limpieza, cocineras y cada persona que trabaja allí. Siempre voy a recordar a cada uno de mis niños de 3° grado con una sonrisa y con todo el cariño del mundo. La guarde es un lugar al que siempre sería bueno volver. (Agustina Roglich) La guarde para mí fue una experiencia muy emocionante y enriquecedora, y mi primer acercamiento y experiencia como docente en el aula. Recordaré siempre cada hermoso momento compartido con mis alumnitos que me recibían con tanto amor y cariño, al igual que la calidez, la ayuda y el cariño de todas las integrantes de la institución. (Milena Boglione) Considero a mi guardería Maestro Aguirre mi segunda casa, donde aprendí a amar está profesión. Una de las cosas que más extraño y amo es la amabilidad de todo el plantel, ya que no tenían problema en poner un plato más de comida para que me quede a comer y compartir con mis alumnos. (Camila Manavella) Todo este trabajo realizado no podría haber sido posible sin la ayuda de las directoras Claudia Comín y Adriana Lemos y todo el personal que trabaja en las guarderías. No hay más que palabras de agradecimiento para todos ellos y las autoridades que confiaron en nuestra institución y carrera para llevar adelante este proyecto. Como mencioné anteriormente, ser docente nos permite trabajar con y desde el corazón acompañando con el ejemplo y el apoyo constante. Este proyecto es una forma más en la que nuestros estudiantes pueden encontrar su camino en la docencia, colaborando también desde el corazón. Por eso, para quienes estén estudiando carreras docentes y quienes estén pensando en seguir una carrera docente en un futuro, me gustaría compartir estas palabras de la Madre Teresa de Calcuta: “A veces sentimos que lo que hacemos es tan solo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltara una gota.”

Leer Más

Mónica Rodríguez

Profesorado de Inglés- 1er año

Ser estudiante conlleva para mí una enorme responsabilidad, compromiso y esfuerzo, asistir a clases, tener en cuenta horarios de transporte, cumplir con tareas domiciliarias, organizar los tiempos de estudio, tiempos de descanso, de vida familiar y social… muchas veces siento que no voy a poder con todo, que no voy a poder encontrar el equilibrio. Entonces me planteo, “esto” lo hago porque me gusta, yo lo elijo, nadie me obliga, es lo que siempre quise y finalmente estoy llevando a cabo. ¿Es fácil? No. Como nos dijo alguna vez una de las “profes”, estudiar inglés significa muchas “horas silla”, y así es. Pero, lo disfruto. Soy feliz haciéndolo. Siento que estoy haciendo algo por mí, por mi vida, es mi proyecto de vida. Por lo tanto, también significa disfrutar lo que hago. Estudiar también es disfrutar y compartir.  Y hablando de compartir, ser estudiante en un nivel superior, es generar vínculos nuevos y diversos con profesores y compañeros de estudios, con futuros colegas, con quienes compartís muchas horas, muchos momentos felices, otros no tanto, miedos, angustias, expectativas, a veces podés ser la oreja de alguien, otras veces te toca apoyarte en alguien, consultar con estudiantes de años superiores cuál ha sido su experiencia en cuanto materias que pueden demandar más tiempo, cuál es el mejor método de estudio, aprender a confiar, a trabajar en grupo, en equipo. En mi caso particular, la cuestión “compañeros de estudio” fue todo un tema. Me generaba una gran incertidumbre. ¿Me podría adaptar? ¿Me aceptarían? Es decir, ¿podrían aceptar a una compañera tan “grande”? Para ser sincera, me sorprendieron. En ningún momento siento ningún tipo de diferencia. Me encanta ser su compañera, siento que me colman de su energía y que tengo mucho que aprender de ellos, sobre todo en lo referido a lo tecnológico, a las redes sociales. Son como un “baño de juventud”.

Ser estudiante del nivel superior, puede significar tener menos tiempo para reuniones familiares, salidas, hobbies, viajes, etc. sobre todo en época de exámenes; reorganizar tu vida tal como la venías llevando; que la persona que comparte tu vida, tu familia, deba acompañarte, ayudarte y soportar con paciencia tu mal humor, tu cansancio y tus frustraciones. Es hacerlos partícipe de tus logros y alegrías.

Es tener un vínculo distinto con el conocimiento y el aprendizaje, es interpretar el mundo de otra manera. Es tener la sensación de que no te va a alcanzar la vida para aprender todo… Todo, absolutamente todo, para mí vale la pena.

Es tener paciencia. Es no sentirse frustrado y querer abandonar la carrera ante el primer parcial que no salió como esperabas. Es perseverar, levantarte y seguir.  Encontrarle la vuelta.

Ser estudiante del nivel superior es sentir que ya no voy a ser la misma persona que era cuando ingresé a la institución, tan asustada, con sentimientos tan contradictorios.

Es saber que tarde o temprano voy a poder trabajar oficialmente de lo que siempre me ha gustado, con sacrificio, con dedicación, con amor.

Ser estudiante de nivel superior significó para mí haber derribado una barrera gigante de prejuicios. Me alegro de haberlo hecho. Es la mejor decisión que he tomado en los últimos tiempos.

Ser estudiante de nivel superior es un proceso, un camino, un desafío personal, es adaptarse a lo nuevo, tener una meta, un deseo, un para qué, un cambio y una oportunidad.

Leer Más
Facebook   WhatsApp